ESPAA INVERTEBRADA PDF

About the Publisher Forgotten Books publishes hundreds of thousands of rare and classic books. Find more at www. Forgotten Books uses state-of-the-art technology to digitally reconstruct the work, preserving the original format whilst repairing imperfections present in the aged copy. In rare cases, an imperfection in the original, such as a blemish or missing page, may be replicated in our edition. We do, however, repair the vast majority of imperfections successfully; any imperfections that remain are intentionally left to preserve the state of such historical works. JosE Ortega y Gasset was a philosopher and for many years held the chair of metaphysics at the University of Madrid.

Author:Barg Zuzshura
Country:Zimbabwe
Language:English (Spanish)
Genre:Art
Published (Last):2 February 2010
Pages:213
PDF File Size:6.27 Mb
ePub File Size:17.94 Mb
ISBN:182-9-85170-158-6
Downloads:47195
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zulkibar



This document was uploaded by user and they confirmed that they have the permission to share it. If you are author or own the copyright of this book, please report to us by using this DMCA report form.

Report DMCA. Home current Explore. Words: 23, Pages: Preview Full text. Personas, obras, cosas. El Espectador. Contenido: Verdad y perspecllva. El reverso del iioxa. La pluma en el aire, frente al blanco papel. La idea es la misma: synoiquismo es literalmente convivencia, ayunfamicnnto de moradas. Roma es primero una comuna asentada en el monte Palatino y las siete alturas inmediatas: es la Roma Palatina, Septimontium, o Roma de la montafia. Luego, esta Roma se une con otra comuna frontera asentada sobre la colina del Quirinal, y desde entonces hay dos Roma: la de la montafia y la de la colina.

Es falso suponer que la unidad nacional se funda en la unidad de sangre, y viceversa. Roma somete las Gallas; esto Isla de Mommsen es incompleta. El peso de la techumbre gravitando socoexistencia inerte, sino no es menos esencial al empuje contrario ejercido por bre las pilastras edificio que el las pilastras para sostener la techumbre. Estas fatiga de vista un 20 J. Es un saber querer y un saber mandar. Ahora bien: mandar no es simplemente convencer ni simplemente obligar, sino una exsin No conviven por estar juntos, sino paia hacer juntos algo.

Me temo que no. Desde un principio, se advierte que Castilla sabe mandar. Todo lo contrario. Uno es de Francesco Guicciardini, que muy joven vino de embajador florentino a nuestra tierra. Guicciardini no era muy inteligente. El proceso incorporativo va en crecimiento hasta Felipe II.

Pensando de esta suerte, claro es que parece una frivolidad juzgar el me catalanismo y bizcaitarrismo como movimientos artificiosos nacidos del capricho privado de unos cuantos. Lejos de esto, son ambos no otra. La queja del enfermo no es el nombre de su enfermedad. Y esto es lo que ha pasado en Espafia. Las gentes alientan influidas eficazmente por ellas, creen en ellas, las respetan o las temen. Porque vivir es algo que se hace hacia adelante, es una actividad que va de este segundo al inmediato futuro.

No basta, pues, para vivir la resonancia del pasado, y mucho menos para convivir. Las clases y los grupos profe- 60 J. El industrial necesita de! Algo semejante acontece en un pueblo cuando necesita o quiere en serio hacer algo.

Recibe ansio- samente las noticias que le llegan del estado material y moral de otros oficios, de los hombres que en ellos son eminentes y en cuya capacidad puede confiarse 1. Hoy mentos estancos. Comprendo aunque no rra, piden titud, las la las ideas de los antimilitaristas, comparto. El pueblo acude a da, las estaciones para impedir su parti- movido por No cifismo.

Desde aquel momento viene a ser el grupo una escopeta cargada que no tiene blanco a que disparar. Luchar con que no merecen existir. En fin de cuentas, y tras uno u otro rodeo, nadie. Aquellos coroneles y generales, tan atracti- vos por su temple heroico y su sublime inge- 86 J. Por desgracia, acontece lo contrario. El que, en efecto, quiere luchar, empieza por creer que el enemigo existe, que es poderoso; por tanto, peligroso; por tanto, respetable. Ninguno crece; todos se contraen y disminuyen.

No queremos luchar; queremos simplemente vencer. Hay que confundir los partidos de hoy para que sean posibles madana nuevos partidos vigorosos. Como ejemplo curioso de esta atrofia, pue-. Nadie puede dudar de que el contenido vital trase el 98 J. Esto debe escamarnos un poco. Los hemos conocido y tratado. La verdad es estrictamente lo contrario: el valor social de los hombres directores depende de la capacidad de entusiasmo que posea la masa.

Pero esos morbos externos no son nunca graves. En Espafia, por desgracia, inversa. Nadie que haya deslizado la vista por la Historia Universal puede desconocer esto: si se quiere un ejemplo esen la lio J. Peor que tener una enfermedad es ser una enfermedad.

Pues bien, este es nuestro caso. Contra esa aristocracia ineficaz y corrompida se rebela la masa justamente. Pero, confundiendo las cosas, generaliza las objeciones que aquella determinada aristocracia inspira, y, en vez de sustituirla — — Y, sin embargo, se trata de un pensamiento profundo y certero. Todo el utopismo moderno es ciedad prestigiosas. Basta para ello que supongamos imaginariamente realizados nuestros cracia 1.

Cuando luego he entrado de lleno en e! Evidentemente, antes que ser justa una sociedad tiene que ser sana, es decir, tiene que ser una sociedad. Mientras no corrijamos este quid selecta, pro quo no adelantaremos un paso en la inte- ligencia de lo social. Precisamente lo que acarrea la deca- Cuando imitamos a otra persona nos damos justo.

El resultado es que el ejemplo cunde y que los de los inferiores se perfeccionan en el sentido mejores. Precisamente la docilidad a esas normas crea la continuidad de convivencia, que es la sociedad. Fuerza y utilidad son como corrientes inducidas que se pro 1 ducen dentro del circuito social, una vez que se fia formado.

Con un torpe evemcrismo muy siglo xix, se ha explicado esto siempre diciendo que hombres reales, un tiempo influyentes en grupo, fueron luego idealizados, ejemplari- los el zados por la posteridad. Cuando este familia se desarticula. La obediencia supone, pues, docilidad. Dentro de cada clase o grupo se destacan ciertos individuos en quienes las calidades propias a la clase o grupo aparecen extremadas.

Hace junto a los eminentes sabios y falta, artistas, el militar ejemplar, el industrial per- obrero modelo y aun el genial hombre de mundo. Genial como cultu10 La tico. Pero hay un punto que me es forzoso tocar.

Pero esto es un error. Un pueblo no puede elegir entre varios estilos de vida: o vive conforme al suyo, o no vive. Hay una unidad muerta, lograda la merced a la falta de vigor en los elementos que son unificados. Yo creo que no. Si se habla de decadencia, como si se habla de enfermedad, tenderemos a buscar las causas de ella en acontecimientos, en desventuras sobrevenidas a quien las padece.

Buscaremos el origen del mal fuera del sujeto paciente. Y es natural, porque mal puede darse con la causa de una decadencia cuando esta decadencia no ha tuye, si existido. Ensaye quien quiera la lectura medievales y de las francesas. Nada de esto. Yo no conozco ni siquiera un intento de reconstruir sus caracteres esenciales. Hay pueblos que se quedan por siempre en ese estadio elemental de la aldea.

Usando de ella como de un cincel es preciso forjar un nuevo tipo de hombre espafiol. Tomo 1 - Ortega Y Gasset last month Tomo 5 - Ortega Y Gasset last month 7. Tomo 8 - Ortega Y Gasset last month 6. Tomo 3 - Ortega Y Gasset November Tomo 9 - Ortega Y Gasset last month 6.

D2FC-F-7N DATASHEET PDF

José Ortega Y Gasset - España Invertebrada

.

LADISLAV SUTNAR VISUAL DESIGN IN ACTION PDF

ISBN 13: 9780282569389

.

ABB ATS021 PDF

Espana Invertebrada (Obras De Jose Ortega Y Gasset/ Works of Jose Ortega Y Gasset)

.

BC347 DATASHEET PDF

Search AbeBooks

.

Related Articles